Comerse Las Uñas: Descubre Por Qué Nos Comemos Las Uñas Y Cómo Manejar Este Hábito Compulsivo

¿Te comiste las uñas por primera vez hace algunos años y desde entonces no has podido dejar de hacerlo? Si es así, ¡no eres el único! Comerse las uñas es una realidad para muchas personas que, lejos de verlo como un simple «mal hábito», experimentan esta actividad como una compulsión.

La psicología nos ofrece un sinfín de respuestas acerca de por qué una persona puede sentir la necesidad incontrolable de comerse las uñas. Para comprender mejor este fenómeno, en este artículo vamos a:

  • Explorar el origen y causas del hábito compulsivo de comerse las uñas.
  • Descubrir la conexión entre la ansiedad y este hábito.
  • Analizar las estrategias de tratamiento más adecuadas para combatirlo.

Lo primero que hay que sabes es que comerse las uñas no es un vicio, sino una conducta que, muchas veces, se vincula con un trastorno de ansiedad, como el trastorno obsesivo-compulsivo o el trastorno de ansiedad generalizada. En este artículo abordaremos la relación entre estos trastornos y el hábito de comerse las uñas.

Pero, ¿por qué comemos nuestras uñas y cómo poder frenar este impulso? Esto es precisamente lo que descubriremos en los siguientes apartados, además de explorar algunos tratamientos posibles para dejar de comerse las uñas. Así que si te has topado con este artículo, ¡quiere decir que es el momento de desentrañar las causas de este hábito compulsivo y aprender a controlarlo!

Índice de Contenido
  1. Morder o comerse las uñas y sus riesgos. Cómo dejar de hacerlo. Sigue estos consejos.
  2. ¿Sabes qué es la onicofagia? Descubre cómo combatir este hábito compulsivo
  3. ¿Qué es comerse las uñas?
  4. ¿Cuáles son las causas más comunes para comerse las uñas?
  5. Causas más comunes para comerse las uñas
  6. ¿Cómo podemos prevenir el hábito de comerse las uñas?
  7. ¿Qué complicaciones psicológicas y físicas pueden ocurrir debido al hábito compulsivo de comerse las uñas?
  8. ¿Qué tratamientos psicológicos y farmacológicos ayudan a disminuir y/o eliminar el hábito de comerse las uñas?
  9. Tratamientos Psicológicos y Farmacológicos para Combatir el Hábito de Morderse las Uñas
  10. ¿Qué mecanismos de afrontamiento son efectivos para controlar el hábito de comerse las uñas?

Morder o comerse las uñas y sus riesgos. Cómo dejar de hacerlo. Sigue estos consejos.

¿Sabes qué es la onicofagia? Descubre cómo combatir este hábito compulsivo

¿Qué es comerse las uñas?

Comerse las uñas, también conocido como onicofagia, es un trastorno de ansiedad que se caracteriza por la repetición inconsciente del hábito de morderse y comerse las uñas. Esta conducta puede afectar considerablemente la salud de los individuos al provocar lesiones en las yemas de los dedos de las manos, así como daños en los dientes y en las encías. Algunas veces esta conducta resulta en infecciones y enfermedades sufridas por parte del individuo, ya que esta actitud involucra la introducción al cuerpo de bacterias y restos de comida.

Los expertos clasifican esta conducta como un trastorno de conducta. Esto debido a que es una conducta repetitiva que en muchas ocasiones el individuo desarrolla fuera aquellas situaciones o situaciones estresantes en las que el individuo se muestra inquieto o ansioso.

Los motivos que llevan a una persona a comerse sus uñas pueden ser:

Lee Tambien:Dormir Con Manos Dormidas: Descubre Por Qué Se Duermen Las Manos Y Cómo Evitar Este MalestarDormir Con Manos Dormidas: Descubre Por Qué Se Duermen Las Manos Y Cómo Evitar Este Malestar
  • Estrés o ansiedad.
  • Falta de confianza en uno mismo.
  • Situación de aburrimiento.
  • Miedo o preocupación excesiva.
  • Deseo de controlar algo.

Esta conducta a menudo comienza a manifestarse durante los primeros años de vida de los niños y puede persistir hasta la edad adulta. A veces los padres no se dan cuenta de la gravedad del problema hasta que las consecuencias físicas o emocionales se manifiestan. Es por ello que es necesario detectar el comportamiento temprano para evitar que se vuelva algo crónico para el individuo.

Una forma de lograr esto es identificar los desencadenantes de la conducta. Esto consiste en observar el comportamiento del individuo antes, durante y después del hábito de comerse las uñas. Esto permitirá detectar los estímulos o situaciones que llevan al individuo a llevar a cabo este comportamiento. Una vez que se identifiquen estos factores desencadenantes, el individuo puede buscar formas de reducir la ansiedad o preocupación con respecto a la situación que lo estimula a comerse las uñas.

Por otro lado, es importante estimular nuevas formas de comportamiento. Esto ayuda a que el individuo desarrolle nuevas tareas y hábitos que desplacen la conducta de comerse las uñas. Por ejemplo, cuando un individuo sienta la necesidad de comerse sus uñas, puede intentar realizar una actividad relajante como leer un libro, escuchar música, realizar algún tipo de ejercicio, entre otros. Esto permitirá al individuo desviar su atención de la conducta perjudicial hacia actividades productivas o saludables.

¿Cuáles son las causas más comunes para comerse las uñas?

Causas más comunes para comerse las uñas

Se estima que el habito de comerse las uñas (conocida también como onicofagia) afecta a un 20% de la población infantil, y un 10% de la adulta. Muchas personas son conscientes de los daños que la onicofagia causa a sus uñas, por ello acuden al especialista.

Sin embargo, no todos saben que la onicofagia tiene un origen en motivos psíquicos, problemas emocionales o patrones de comportamiento.

A continuación mencionamos las causas más comunes para comerse las uñas:

  1. Trastornos de ansiedad, tales como fobias, trastornos obsesivo-compulsivos(TOC) o estrés postraumático.
  2. Baja autoestima.
  3. Problemas emocionales, como depresión o ira.
  4. Socializar. Muchas veces, en grupos de amistades o grupos escolares, se genera una presión social entre los jóvenes que les lleva a comenzar este tipo de hábito.
  5. Violencia. Las personas que han sufrido abuso físico, sexual o verbal manifiestan con mayor frecuencia este tipo de conducta.
  6. Niños superprotegidos. Cabe mencionar, que en algunos casos, la onicofagia puede ser una forma de autoregulación para los niños, debido a que tienen un nivel de exigencia muy alto por parte de sus padres.
  7. Hereditario. En ocasiones, el hábito de comerse las uñas se transmite de generación en generación, y los padres no se dan cuenta que están contribuyendo a la onicofagia de sus hijos.

Es importante destacar que los factores explicados son causales y no necesariamente suceden siempre, puesto que cada persona es única y su causa principal de la onicofagia podría ser diferente.

Lee Tambien:El Dolce Far Niente: Descubre Los Beneficios De La Dolce VitaEl Dolce Far Niente: Descubre Los Beneficios De La Dolce Vita

¿Cómo podemos prevenir el hábito de comerse las uñas?

1. Reconocer la causa. Para prevenir un comportamiento, como el hábito de comerse las uñas, primero es necesario reconocer cuál es la causa de este. Esto puede variar de una persona a otra, por ejemplo, algunos lo hacen debido a ansiedad, estrés o aburrimiento, otros porque anhelan sentir la piel entre sus dedos. Por lo tanto, al detectar cuál es el motivo que ocasiona el hábito podrás empezar a prevenirlo.

2. Buscar distracciones. Una vez detectada la causa, el siguiente paso es buscar distracciones para evitar caer en los mismos patrones. Si el hábito es inducido por el estrés, intenta realizar actividades relajantes como yoga, meditación guiada, masaje relajante u otros. También puedes tratar de llevar consigo algo que tenga textura agradable para poder sentirla cuando sientas la necesidad de llevarte la uña a la boca, como una pelota antideslizante o una cadena de mano.

3. Establecer metas. Establecer metas realizables puede ayudarte a prevenir el comportamiento de comerse las uñas. Por ejemplo, primero proponte no hacerlo durante un día; luego dos y así sucesivamente hasta lograr romper con este hábito.

4. Tener autocontrol. De igual forma, el autocontrol es un factor clave. Cuando sientas la tentación de llevarte la uña a la boca, trata de pensar en las buenas consecuencias del resultado de no hacerlo. Intenta incentivarte hablando contigo mismo positivamente, para motivarte a prevenir el comportamiento.

5. Habilita herramientas. Existen algunas herramientas que pueden ayudar a prevenir el hábito, como esmaltes de uñas amargos, los cuales, en cuanto sientan el contacto con los dedos, provocan un sabor desagradable; también se pueden usar guantes si vives en un lugar frío.

6. Solicita ayuda profesional. Si el hábito persiste y no logras identificar su causa, considera solicitar asesoría profesional. Un psicólogo o psicoterapeuta te puede ayudar a reconocer por qué experimentas esta conducta y te ofrecerá herramientas para controlarla.

¿Qué complicaciones psicológicas y físicas pueden ocurrir debido al hábito compulsivo de comerse las uñas?

El hábito compulsivo de comerse las uñas trae consigo complicaciones tanto psicológicas como físicas. Respecto a las complicaciones psicológicas, se ha visto que es una manera de expresión de la ansiedad, el estrés o el aburrimiento. Estas emociones son liberadas al morderse las uñas, por lo que este hábito se convierte en una forma de coacción automática. Esto les permite a quienes lo practican distraerse temporalmente de cualquier cosa que les preocupe.
Además de la respuesta de ansiedad descrita, el hábito de comerse las uñas también puede ser una reacción a la culpa o al remordimiento. Cuando alguien se culpa por algo, inmediatamente busca una forma de liberar su angustia y el morderse las uñas se convierte en una solución.

Lee Tambien:Ansiedad: ¿Puede Desencadenar Un Infarto?Ansiedad: ¿Puede Desencadenar Un Infarto?

Con respecto a las complicaciones físicas, el morderse de forma compulsiva las uñas puede provocar diferentes efectos negativos en la salud. Estos incluyen: infección de las uñas, inflamación de los dedos, dolor en las articulaciones, perforación en la piel, hematomas subcutáneos, sangrado e irritación . Si el hábito lo practica durante mucho tiempo, también puede ocasionar deformaciones en las uñas como:

  • abultamiento
  • engrosamiento
  • grietas

Adicionalmente, el morderse las uñas puede ser un mecanismo para transferencias de bacterias y patógenos, puesto que podemos encontrar gérmenes en la superficie de las uñas. Estos patógenos pueden causar problemas gastrointestinales, gripes, conjuntivitis, fiebre, infecciones respiratorias y muchos más. Por último, las estructuras óseas y musculares también pueden verse afectadas.

¿Qué tratamientos psicológicos y farmacológicos ayudan a disminuir y/o eliminar el hábito de comerse las uñas?

Tratamientos Psicológicos y Farmacológicos para Combatir el Hábito de Morderse las Uñas

El hábito de comerse las uñas es un comportamiento dañino que afecta la salud de quien lo practica. Esta conducta se desarrolla a partir de la infancia, y a medida que el tiempo pasa, se generan los nudos mentales que le dan al individuo la necesidad de llevarla a cabo. Para combatir este problema hay tratamientos que van desde la rama psicológica hasta la farmacológica, los cuales en simultáneo son eficaces y permiten así, disminuir y/o eliminar el hábito de comerse las uñas.

Tratamientos Psicológicos: Estos tratamientos son ampliamente utilizados para tratar problemas emocionales o mentales, no solo para el hábito de morderse las uñas. Se basan en la noción de que el problema debe ser analizado, comprendido e intervenido mediante terapias cognitivas o terapia ocupacional, entre otras. Estos tratamientos psicológicos, ayudan a los pacientes a comprender sus motivos, y proporcionarles estrategias de afrontamiento para lograr controlar el hábito.

Tratamiento Farmacológicos: Éstos consisten en una administración de medicamentos que actúan sobre el sistema nervioso central, fortaleciendo los neurotransmisores que ayuden a controlar la ansiedad que provoca la conducta. Por otro lado, este tipo de tratamiento también puede incluir manejo de dosis bajas de inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina, que ayudan a disminuir los niveles de estrés y ansiedad.

Un tratamiento adecuado para combatir el hábito de comerse las uñas, debería consistir en una combinación de estos dos tratamientos, ya que de esta forma se logra un control del problema de una forma integral. Es importante aclarar que deben ser tratamientos a largo plazo, ya que los resultados no se logran de la noche a la mañana.

Por ello, se recomienda a quienes sufren de este trastorno, buscar ayuda profesional, para evitar que el hábito de comerse las uñas se expanda y/o agrave.

Lee Tambien:Género No Binario: ¿Qué Significa Y Cómo Respetarlo?Género No Binario: ¿Qué Significa Y Cómo Respetarlo?

Tratamientos Efectivos:

  • Terapia Cognitiva Conductual (TCC)
  • Terapia Ocupacional
  • Inhibidores Selectivos de la Recaptación de Serotonina (ISRS)
  • La terapia de reemplazo de conductas

La Terapia Cognitiva Conductual consiste en entrenar al paciente a tomar conciencia de los pensamientos negativos que impulsan la conducta de morderse las uñas, para así, adaptar estrategias para controlarlos. La Terapia ocupacional, por otra parte, usa técnicas que ayudan al paciente a distraerse o ocuparse cuando sienta el impulso de morderse las uñas. En el caso de los inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina, estos ayudan a regular el organismo, calmando y reduciendo el nivel de estrés y ansiedad. Finalmente, la terapia de reemplazo de conductas, ayuda a reemplazar el hábito del morderse las uñas, por uno mejor; busca disminuir la conducta de morderse las uñas y lograr un comportamiento alternativo.

Es importante recordar que estos tratamientos deben ser acompañados por un profesional de la salud mental, para conseguir los mejores resultados.

¿Qué mecanismos de afrontamiento son efectivos para controlar el hábito de comerse las uñas?

Conseguir combatir el hábito de comerse las uñas es un reto para cualquier persona. Sin embargo, existen herramientas adecuadas para lograr una solución satisfactoria. Estas habilidades se conocen como mecanismos de afrontamiento y suponen la aplicación de estrategias psicológicas que permiten gestionar el estrés, controlar los pensamientos obsesivos y generar hábitos saludables.

La elección del mecanismo adecuado depende de la situación particular y en la mayoría de los casos es necesario combinar dos o más de ellos para lograr un buen resultado. Los mecanismos de afrontamiento más comunes para combatir el hábito de comerse las uñas son:

  • Distracción: Es una técnica que implica enfocar la atención en algo que evite la realización de la conducta reiterativa.
  • Reestructuración cognitiva: Esta técnica se basa en identificar y modificar la creencia subyacente sobre la que se basa la conducta estresante.
  • Relajación progresiva: Con estas técnicas se busca reducir el nivel de ansiedad asociado al acto de comerse las uñas.
  • Estrategias de enfrentamiento: Se trata de una técnica para buscar soluciones creativas y realistas en situaciones estresantes.

Todas estas estrategias pueden ser complementadas con una variedad de herramientas, tales como libros, apps, videos educativos, entre otros recursos. Es importante recordar que el éxito de estas técnicas depende de la motivación, esfuerzo y perseverancia con las que se apliquen. Por lo tanto, si bien el camino puede ser difícil, con la ayuda adecuada el hábito de comerse las uñas puede ser controlado exitosamente.

Lee Tambien:Reflejo De Babinski: ¿Qué Revela Sobre El Sistema Nervioso?Reflejo De Babinski: ¿Qué Revela Sobre El Sistema Nervioso?

Si quieres conocer otros artículos parecidos a Comerse Las Uñas: Descubre Por Qué Nos Comemos Las Uñas Y Cómo Manejar Este Hábito Compulsivo puedes visitar la categoría Salud Y Bienestar.

¡Más Contenido!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir